Digiclón

Digiclón

CUANDO ERES UN CEREBRO SIN UN CUERPO, ¿SIGUES SIENDO UN HUMANO?

David T. Wolf

$4.99

  • Description
  • Author
  • Info
  • Reviews

Description

CUANDO ERES UN CEREBRO SIN UN CUERPO, ¿SIGUES SIENDO UN HUMANO?
Marc Gregorio se despierta paralizado. No puede sentir su propio cuerpo. ¿Un accidente? ¿Una apoplejía? ¿Alguien le dio una sobredosis de Botox? La respuesta, según lo que descubre, es mucho, mucho peor. Solo es una copia de Marc, un cerebro digital sin un cuerpo, cargado de todos los recuerdos de Marc, pero sin acceso a los placeres sensoriales humanos. Ahora debe encontrar una razón para seguir, eh, «viviendo».
Adam el digiclón conoce al verdadero Marc Gregorio… y a su nueva novia, Molly Schaeffer. Adam también la ama. Pero ¿cómo experimenta el amor un ente digital? Ni siquiera puede experimentar la pizza. Su única compensación: un poderoso cerebro digital. A instancias de Molly, lo aplica a exponer conspiraciones terroristas, tumultos escolares, actividades políticas ilícitas y artimañas financieras. Sin embargo, sus buenas obras llaman la atención de un contratista militar adicto al poder que no se detendrá ante nada (robo, secuestro y algo peor) para controlar la tecnología. Sin un cuerpo, ¿cómo podrá Adam salvarse a sí mismo y al mundo de un terrible destino?
 Digiclón, con 94.000 palabras, es un libro de ideas que explora los avances inminentes en la informática cognitiva y las redes neuronales, y lo que significa ser un humano incluso si no se tiene un cuerpo. Incluye aventura, humor, romance frustrado, debilidades humanas y digitales y, como bonificación extra, la derrota de la muerte misma.


Author

David T. Wolf:
A veces me parece que he sido un escritor durante toda mi vida. Edité el anuario escolar y la revista literaria de mi escuela secundaria. Realicé  cursos de escritura creativa en la universidad. Mi primer trabajo fue como un escritor creativo publicitario para una tienda departamental. Después de eso, escribí publicidades para medios gráficos, radio y televisión para una variedad de agencias publicitarias en Chicago, Memphis y ahora en San Francisco, a donde emigré con mi esposa y mis dos hijas (mis experiencias en Chicago fueron un clon virtual de las de «Mad Men

Info

Reviews